lunes, 20 de febrero de 2017

EL ARTE DEL REGATEO

Este fin de semana me lo preguntaban, "cuando vas a un desembalaje hay que regatear?" Siempre? O es una leyenda urbana o de los programas de televisión tan de moda.


Un clásico, una de las cosas más divertidas a la hora de comprar antigüedades es el regateo, la negociación.


También depende de con quien topes, hay vendedores que tienen asumida esa negociación y otros que no quieren saber nada, los sueles calar a la primera insinuación de oferta. También te digo que, por lo que he visto, por aquí no se hace tan común, pero en cuanto pones el pie al otro lado de la frontera es casi una premisa.
Tengo que reconocer que a mí al principio me daba mucho reparo, también hace años,madre mia cómo pasa el tiempo ahora sí me parece que el precio no es justo para el estado de la pieza, intento hacerlo saber. Hay quien lo acepta y quien no y entonces el vendedor te da sus razones y frente a las tuyas, cede uno o cede otro o no hay transacción
Te voy a dar unos consejillos para esas negociaciones


SE AMABLE Y DEJA VER TU INTERES POR LA PIEZA

La mejor manera de acercarte al vendedor y a la negociación es ir “de buen rollo”, la amabilidad y educación son valores que deben estar presentes si o si, y si te acercas a la negociación de buenas maneras y de forma amigable, ya tienes mucho ganado y lo mismo vale para el vendedor, ¿a que no te gusta tratar con un vendedor borde? A nadie le gusta. Además, puede ser un buen ratillo divertido y una buena forma de poner sobre la mesa tus conocimientos y tu interés sobre la pieza (y de paso puedes tantear y ver de qué pie cojea el vendedor) Eso sí, todo con respeto tanto si aceptan ofertas como si no.
Ten en cuenta que el verdadero anticuario tiene en cuenta el conocimiento y la auténtica atracción que demuestres por la pieza y tiende a ser más flexible porque ve que la pieza es valorada y va a un lugar en la que es realmente apreciada, esto funciona mejor con el anticuario que realmente ve sus piezas como algo a preservar, como un legado o testigo de la historia, el verdadero anticuario.

TU OFERTA DEBE SER REALISTA

Cuando te den un precio y no te parezca el adecuado, hazlo constar y haz una oferta por lo que tu consideras que sería lo adecuado, siempre argumentando. Para mí el regateo va en la condición y en que el precio de la pieza a mi modo de ver, no sea el que la pieza en concreto debiera tener, no es sólo regatear por el descuento. Normalmente tampoco te aceptarán una oferta de rebaja por encima del 15% 

HAZ LOTES

Normalmente si al vendedor le compras más de un artículo o ya has hecho negocios con él/ella es más proclive a hacerte y seguramente te hará una rebaja


De todas formas, ten siempre en cuenta que el negocio de las antigüedades no es fácil, hay que estar siempre moviendo stock y buscando nuevas piezas, si lleva trabajo de restauración hay que tenerlo en cuenta porque el trabajo conlleva esfuerzo y tiempo. Por ello, cualquier oferta ha de ser respetuosa y mejor si es justificada, como te decía antes, es cosa del comprador hacer notar los fallos y cosa del vendedor destacar las virtudes. La cuestión es que al final ambas partes queden contentas con la transacción.
En manos del vendedor queda el ofrecerte una rebaja o pedirte una oferta en caso de que vea que al darte el precio “te echa para atrás” o si quiere “quitarse la pieza de encima”.


Espero que estos "consejillos" te sirvan, por ejemplo este fin de semana en Zaragoza

Nos vemos!!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te ha resultado útil la entrada? Y tu qué opinas?