miércoles, 25 de abril de 2018

BASTONES, UNA COLECCION CON MUCHA CLASE


Hola coleccionista o futuro coleccionista!!! Hoy te traigo una coleccion curiosa, elegante y fácil de exponer porque puede no ocuparte más que una pared eso si hay que elegirla bien luego te cuento por qué. Bastones, una coleccion con mucha clase, hala como el título
 

Coleccion de bastones en un expositor

En siglos pasados, los hombres generalmente, pero también mujeres de buena posición raramente salían sin un bastón en la mano. A diferencia de hoy, los bastones de los siglos 17, 18 y 19 a menudo alardeaban de los metales preciosos y joyas de sus empuñaduras, siempre como símbolo del estatus de quien los empuñaba se situaban más entre los complementos de moda que como una ayuda para caminar

Por supuesto los dictámenes de la moda han ido cambiando relajando las directrices a las que estaba sometida toda persona de bien. Hoy los bastones tienen un uso práctico como ayuda en la acción de caminar y su estética se enfoca a la seguridad y practicidad dejando de lado la estética

Pero últimamente los bastones están tomando protagonismo de la mano de la fascinación que suscitan entre los coleccionistas, porque trasportan a otra época a otros modos de trabajo y envuelven en los secretos que guardan en su interior.

Elegante baston Tiffany

Viajamos un poco a través de su historia?


Los primeros bastones probablemente no serían más que ramas de árbol que en la prehistoria usarían como ayuda los hombres dando sus primeros pasos erguidos Desde entonces su uso simbolismo y forma evolucionan radicalmente en poco tiempo y ya aparecen piezas adornadas con referencias mitológicas y distinta simbología que pertenecerían a los jefes de los clanes y confeccionados con colmillos de mamut o cuerno de animal.

Pasado el tiempo, encontramos numerosas referencias al bastón entre los egipcios, eran populares y con diferentes formas y usos en función de quien lo empuñara bien mercaderes, pastores, o sacerdotes, por ejemplo, Incluso el faraón tenía su propio ejemplar acorde con el estatus, el “heka”, el “nékhekh” y un tercero el “ouas” todos ellos piezas que ayudaban a escenificar el poder. En la tumba del rey Tut aparecieron más de 100 bastones y cetros. Cetros que distinguirían más tarde a los monarcas y aun hoy son símbolo de mando.

Otro de los usos que se atribuye a los bastones es el de protección. Los viajeros en la edad media a menudo lo llevaban en las rutas peligrosas tanto como para protegerse como por la ayuda que podían prestar en el duro camino. Eran piezas rudimentarias usadas como arma herramienta y soporte.


El Bastón no obtuvo su función como símbolo de estatus hasta los siglos 16 y 17 cuando reyes y aristócratas lo introdujeron en sociedad adornado con incrustaciones de joyas y metales preciosos. Ese símbolo de estatus hizo que los artesanos fueran obligados a echar mano de imaginación para crear diseños rayando o llegando a la extravagancia, que pueden ser admirados en los retratos de la época
Durante el siglo 19 y principios del 20 la importancia del bastón como accesorio de moda se extendió a las clases medias, además la revolución industrial supuso un empuje en esto como en todo ya que aceleró y abarató los costes de producción.
Fue durante este periodo cuando surgieron los maravillosos bastones con doble propósito, los que escondían usos secretos. Se presentaron más de 1500 patentes, desde espadas escondidas, hasta cañas de pescar pasando por los de médico… incluso el de adivino con su bola de cristal y todo


Mucha de la manufactura de bastones decorados se situaba en Francia e Inglaterra, pero no podemos obviar los magníficos bastones producidos en Rusia por Carl Faberge o Tiffany en Estados Unidos, ambos nombres implican calidad, lujo y altos precios y sus bastones suelen ser las piezas más apreciadas en cualquier colección que tenga la suerte de contar con alguno de sus ejemplares
Son unas de las piezas coleccionables que más nos dicen de la historia, son testigos del talento e ingenio de los artesanos y son a su vez ventanas a la vida de nuestros ancestros que hacían uso de ellos
La magia de poseer estos bastones descansa en la historia inherente a ellos. En los detalles podemos encontrar indicios no sólo de la gente, si no de las clases sociales y la situación económica y política de las diferentes épocas.

Por ejemplo, muchas damas de los siglos 18 y 19 llevaban un bastón “vinaigrette” para protegerse de variedad de dolencias ya que, a través de la historia, el vinagre ha sido considerado por sus propiedades medicinales. Se colocaba una esponjita con vinagre, el líquido milagroso, en un pequeño contenedor en la empuñadura del bastón que estaba perforada con pequeños agujeritos. También se ponía una esponjita esta vez con perfume para sobrellevar los malos olores de los lugares públicos muchas veces insalubres. 




En Francia durante los levantamientos del siglo 19, llegaron a estar prohibidos dado que se extendió su uso como contenedor de armas y se usaban las dagas escondidas en su interior para discretamente herir las patas de los caballos de los soldados y para cuando el soldado se daba cuenta, la daga ya estaba escondida en un inocente bastón y vete tú a buscar.
También se usaron para demostrar ideología, como el ejemplar que parecía una simple empuñadura en forma de mango de marfil con unos anillos tallados y que dependiendo de la incidencia de la luz sobre él aparecía el perfil de Napoleon y que identificaba al propietario como adepto.

Baston antiguo de doble función con daga en su interior

Por lo tanto, tenemos tres categorías principales de bastones, los identificados como complemento de moda, decorativos, los que podríamos tildar de arte popular y fabricación artesana por un artesano sin formación generalmente tallado en madera en su totalidad y llevan más la atención hacia el artesano que hacia quien lo empuña ya que es el artesano quien refleja su personalidad en su trabajo, son menos formales en apariencia y sin embargo son a menudo piezas de lo más hermosas y codiciadas entre los coleccionistas. Los terceros son los “multipurpose” quizás los más fascinantes y altamente coleccionables bastones, son los de doble función o con función secreta como espadas, dagas, petaca y vaso, material médico o como nuestro monedero actual. La pena es que estos bastones terminaron en muchos casos en trasteros y que los niños los usaban como juguetes y gran parte de ellos han perdido sus particulares tesoros.

 Bastones complemento de moda
 
Los bastones decorativos o complemento que actualmente más se coleccionan son los que datan de la segunda mitad del SXIX y primeros del XX suelen se componen de un cuerpo liso de calidad, con una empuñadura decorada de diversos materiales.

De los más extendidos en este periodo son los de empuñadura de plata, por lo que hoy en día son fáciles de encontrar, asequibles y son buenas piezas para comenzar una colección. Ten en cuenta, no obstante, que no es oro todo lo que reluce y puede que lo que parezca plata, no lo sea, en ese caso el valor puede venir de por ejemplo la importancia histórica de la pieza, su procedencia o su rareza, no del material.

El marfil fue uno de los materiales preferidos de los maestros artesanos para tallar maravillosas empuñaduras de multitud de formas y tamaños para un mercado que parecía insaciable. Por su rareza, de todos modos, ya que el material no era lo que más abundaba los bastones con empuñadura de marfil quedaban para los más pudientes y, de hecho, entre los más raros y caros bastones están los tallados completamente en marfil, no solo la empuñadura que por otra parte ofrecían una gran variedad de formas, todo tipo de animales, flores o personajes mitológicos, incluso caras o formas humanas tuvieron su lugar en esas empuñaduras. Son muy codiciados y sobre todo los embellecidos con, por ejemplo, ojos de cristal o joyas, pero como siempre, el estado es primordial porque hay que tener en cuenta que son tan delicados como hermosos y un ambiente demasiado seco, demasiado calor o sol directo pueden causar daños en el marfil y eso hay que tenerlo en cuenta a la hora de colocar tu colección. Ves? Por eso tienes que elegir bien la pared

Otros de los más codiciados pero raros por su precio sobre todo son los de empuñadura de oro. Estos como cualquier joya tienen las marcas del oro con su contenido en el metal

Hay bastones tallados en materiales más baratos que estaban adornados con un aro de oro para darles un toque. Los bastones con empuñadura de oro se reservaban como los vestidos o trajes de noche, para ocasiones y tenían un cuerpo de ébano o carey.

Los bastones con empuñadura de porcelana como los de las casas Meissen o Sèvres son muy coleccionables por su extraordinaria belleza, pero son también muy frágiles por lo que es difícil encontrarlos en buenas condiciones.

Otros materiales usados para la manufactura de las empuñaduras incluían caparazón de tortuga, hueso, cuerno, bronce, madera, piel de serpiente, cuero, piel de tiburón o cristal y como cualquier antigüedad hay que tener cuidado de que no tengan roturas ni craquelados ni reparaciones o al menos habrá que tenerlo en cuenta a la hora de valorar, porque a no ser que tengan un valor añadido por su rareza, excepcional belleza o procedencia su valor se verá afectado.

Pero sobre todos ellos, los más importantes en el mercado hoy en día, son los que provienen de las casas como Fabergé y Tiffany. Estos bastones, a menudo incrustados con diamantes y joyas pueden alcanzar un valor de varios o bastantes miles dependiendo del mercado en que nos movamos y son, nunca mejor dicho, la joya de la corona de cualquier colección. Entre ellos las diferencias saltan a la vista porque si bien los de la casa Fabergé se caracterizan por sus intrincados diseños con joyas, los de Tiffany se caracterizan por sus elegantes disaños en oro sobre carey o maderas nobles.

Aquí el coleccionista tiene donde elegir. Los precios dependerán no solo de los materiales si no también hay que tener en cuenta el grado de decoración, la calidad del trabajo artesanal, la rareza o incluso el tema, los bastones de temática erótica suelen tener bastante éxito

Como materiales se pueden encontrar combinaciones como porcelana y oro o marfil y plata que también pueden considerarse verdaderas joyas




Los bastones de doble función
Altamente buscados por los coleccionistas. Habia miles de ellos diferentes, como hemos visto en las patentes y cada uno de ellos puede ser una colección en sí mismo teniendo en cuenta la multitud de categorías basadas en la funcionalidad de cada bastón.

Los bastones digamos profesionales se usaban para llevar herramientas propias y relativas al trabajo de quien lo empuñaba. Otra categoría era la de los bastones complemento para damas y caballeros cuya función era la de monedero, pitillera, perfumes, petacas, pipas o binoculares de ópera entre otros. Los bastones musicales, como los que esconden flautas, entran por derecho propio en esta categoría de doble función. Otros esconden objetos de actividades al aire libre como cañas de pescar o herramientas para la observación de pájaros entre otras y luego encontramos los bastones arma que esconden espadas, dagas, mazas o incluso armas de fuego. Particularmente siniestros los que incorporaban cuchillas retractiles a lo largo del cuerpo adornado de madera y camuflados en él. 





Arte popular

La tercera clase de bastones es la que es posible que encuentres en casa del abuelo. Son los típicos bastones tallados en madera que a menudo se fabrican por el mero placer de fabricarlos por parte del autor y que muchas veces se incluyen en la catagoria de antigüedades rústicas los de buena madera y calidad no pueden faltar en ninguna colección.

Los que te enseño ahora son de diferentes desembalajes y ferias. Este finde es el desembalaje de Oviedo, a ver si encuentras alguno!!!





Hasta el próximo post, nos vemos!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te ha resultado útil la entrada? Y tu qué opinas?