viernes, 20 de marzo de 2015

MAQUINAS DE ESCRIBIR

Un poco de historia


Los primeros intentos de diseño de una máquina de escribir, datan de principios del s. XVIII y las primeras máquinas conocidas datan de principios del XIX, de todos modos, no fue hasta 1870 hasta que esas máquinas fueron comercializadas.
Fue el invento que el reverendo Malling Hansen patrntó en 1865 y que salió por fín a la venta en 1870. Como ves, es un artilugio con una disposición de letras en forma hemiesférica que en mi humilde opinión no debís de ser muy sencillo de manejar.

Maquina Mallin Hansen (foto de Malling-Hansen museum)

 
Mucha más influencia tuvo la Sholen & Glidden que apareció en el mercado americano allá por 1874. Con ella se estableció el teclado qwerty que fue la base para su sucesora y más conocida, la Remington


                                                                               Sholen & Glidden       
                                                         


                                                             
  Remington



La edad dorada de las máquinas de escribir fueron los años alrededor de 1890 en Estados Unidos, todo el mundo tenía ideas para inventar la suya. La intensa competencia entre inventores llevó a una gran variedad de diseños que hoy agradecen los coleccionistas, aunque la mayoría fueron fiascos en el mercado y esos fiascos son los más buscados hoy en día.Todos los aspectos de la máquina de escribir eran susceptibles de ser cambiados hasta la Underwood de 1896 que introdujo el estereotipo de la máquina diseño que predominó hasta la introducción de la IBM selectric en 1961


 Máquina Underwood


Mecanismos
 
Para describir las antiguas máquinas de escribir deberías conocer los diferentes mecanismos que usaban.
La mayoría de las máquinas llevaban teclados estándar pero otras eran esos aparatos imposibles, las index. Las máquinas index se llaman así porque en vez de teclado, tenían una guía llamada index para escoger la letra que se quería mecanografiar, y después, una vez elegida no acababa ahí ya que llevaba un arduo proceso plasmarla, como ves, todo muy práctico. Pero mientras las máquinas de escribir “convencionales” costaban unos 100$ de la época hablamos de alrededor de 1902 cuando salió la Niágara, las index se vendían por menos de 1$, por algo sería.





Niagara Index


Las máquinas de teclado tenían algunas discrepancias en cuanto al número y colocación de las teclas y el número de filas donde colocarlas. Por ejemplo la Remington usaba el teclado de cuatro filas con una tecla shift que se podía activar desde ambos lados y que más tarde se convertiría en el estándar. Otras utilizaban un teclado completo sin teclas de shift. Otras usaron un teclado de tres filas con dos shift, uno para mayúsculas y otro para números y símbolos y en otros casos más raros las había incluso con tres teclas de shift.
La colocación de las filas también llevó a una variedad de aparatos porque se dispusieron bien en forma recta, en forma curva e incluso en forma totalmente circular.
El orden en que se disponían las teclas también fue algo susceptible de variación, el más popular fue el qwerty y por fuerza del uso, se conocía como el teclado universal. Otra de las gormas de colocación de las teclas fue el “ideal” Hammond, que usaba dos filas curvas con doble shift u el teclado científico de Blickensderfer, con tres filas y doble shift  y con un diseño en el que situó en la fila central del teclado las tetras más utilizadas en inglés DHIATENSOR.


Máquina Blickensderfer 



Los caracteres en las Sholes & Glidden se situan en barras metálicas con las letras en el extremo, mecanismo que también usaron Remington, Underwood y casi todas las máquinas del siglo XX  posteriores a la IBM selectric. Muchas de las primeras máquinas no llevaban barras de caracteres si no que llevaban todas las letras en un solo elemento como la “golf ball” bola de golf de Selectric aunque ese único elemento también podía ser una rueda o un cilindro 














 
Las barras de caracteres también se diferencian por donde golpean el papel, las Sholes & Glidden y muchas de las primeras máquinas con barras de caracteres, golpean bajo, es decir para ver lo que escribes tienes que subir el papel rotando el carro lo que suponía un problema, solución, poner las barras por encima del carro, nuevo problema, no dejan ver lo que se escribe porque las barras tapan el papel, nueva solución colocar las barras , ni abajo, ni arriba, enfrente es decir, lo que conocemos como normal.









Coleccionarlas

A la hora de coleccionar hazte a la idea de que vas a tener por delante muchas horas de investigación porque hay cantidad de modelos, marcas… El factor más importante a la hora de valorar una máquina, es la rareza y después su conservación otras valoraciones serían el tipo de mecanismo o ya la belleza de la pieza también tener en cuenta el fabricante y ya luego el gusto personal de cada coleccionista te daré unos consejillos resumidos



  • ·         Rareza, ten en cuenta el fabricante, el modelo, el año, el material y cualquier otra cosa que pueda hacer de la máquina una pieza única
  • ·         Estado de conservación, como he dicho para todo, comprueba el estado, si necesita restauración, si merece la pena dado el trabajo y el tiempo para que vuelva a funcionar
  • ·         El tipo de mecanismo que usa
  • ·         El diseño, hay modelos con diseños verdaderamente exquisitos y que incluyen detalles en bronce o madreperla
  • ·          Lo que te “llame” la pieza, todos sabemos que hay piezas que sin saber por qué ejercen en nosotros una atracción que no sabemos explicar y que te lleva a hacerte con ellas irremediablemente
  • ·         Ponte en contacto con otros coleccionistas, entre todos siempre será más fácil la investigación, solventar dudas…


Bueno,  espero que te sirva esta introducción al mundo de las máquinas de escribir, a mí personalmente el sonido de las teclas y la campana del carro me retrotraen a otros tiempos y me encantan






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te ha resultado útil la entrada? Y tu qué opinas?