domingo, 25 de enero de 2015

GENERALIDADES



Vamos con unas generalidades sobre esto que nos interesa a ti y a mi que son las antiguedades

Piezas antiguas, lecheras tinajas de aceite, trineo del brocante de orduña
 
Por lo general se entiende por antigüedad aquella pieza de más de 100 años y digo por lo general porque no en todos los países se entiende igual y puede darse el caso de llegar a hablar de 150 años, pero aquí admitiremos la frontera de los 100 años, de 50 a 100 hablaríamos de almoneda y eso tan de moda vintage para referirnos a aquello de calidad que conoció tiempos mejores. Todo aquello de fabricación reciente con aire de otra época es retro.

Juego de carreras, jeu de course 1900
Antigüedad, "Jeu de Course" 1900
 
Cocina de hojalata Paya 1945
Almoneda, "Cocina Payá" 1945   




 
Nancy 1970
Vintage, Nancy 1970

 ¿Qué coleccionar? Pues se puede coleccionar prácticamente de todo y aquí sí que lo de antigüedad depende de la colección en sí, en el mercado actual se tienen en consideración piezas de los años 50, 60… del siglo pasado, por ejemplo en el mercado de juguetes que es en el que yo más me muevo y con mucho auge las piezas de los 70/80 por aquello de la nostalgia, porque quien jugaba con ellos tiene ganas de recordar y poder adquisitivo.
Cuando digo que se puede coleccionar de todo es todo, desde objetos valiosos como pinturas, esculturas… a objetos sin valor económico reseñable alguno como postales, folletos…con el único valor que el coleccionista quiera darles.
De todas formas siempre tendremos en cuenta no sólo su antigüedad si no su estado, si han sido restaurados, si faltan piezas o hay roturas, si son los primeros que se fabricaron en su categoría, el número de piezas que se hicieron (a mayor número menor valor), el fabricante, o marca, o autor son un buen medio para identificar piezas reseñables.

Al principio hay que andarse con “ojo” estamos en el país de la picaresca y hay por ahí muy buenas falsificaciones o simplemente quien vende pensando honestamente que es un original cuando lo que tiene es una reproducción, por ello es muy recomendable mantenerse lo más informado posible y analizar cada pieza con “sentido común” en principio, si no se es experto y se reconoce algo, desconfiar de las gangas, que se pueden encontrar, no digo que no, desconfiar de lo intacto y mirar si el desgaste que presenta es el que se produciría al usarlo, si el vendedor no tiene las respuestas que buscas asesórate o investiga.
¿Cómo saber el valor de una pieza? Lo mejor es compararlo con algo igual o similar, la herramienta Orientaprecios, que también es una aplicación para el móvil, puede ser útil para saber cuánto puede llegar a  pagar un coleccionista interesado, porque una cosa es lo que se pide en internet por una pieza y otra por lo que se vende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te ha resultado útil la entrada? Y tu qué opinas?